Hace tres años,   Sona Avedian   tomó la decisión de cambiar totalmente su vida.

Avedian era un fornido exmarino del ejército de los Estados Unidos que   incursionó en seis misiones en Iraq y Afganistán, y decidió convertirse en mujer.

Para lograrlo perdió alrededor cien libras,   se sometió a depilación láser para eliminar la barba, se implantó senos y comenzó una terapia de hormonas.

La ahora mujer explicó en una entrevista a "The Mirror"   que a pesar de haber alcanzado "el sueño americano", tener una esposa e hija, un trabajo respetable y una casa propia, no era lo que deseaba y eso lo deprimía.

Se divorció amistosamente de su esposa con quien mantiene una buena relación. A unque perdió varias amistades por la decisión que tomó no se arrepiente porque ahora tiene nuevos amigos que la apoyan.