Se llama Richard Sandrak y cuando tenía 11 años fue considerado el "niño más fuerte del mundo". Los medios en los años 90 lo llamaban el "pequeño Hércules" y muchos llegaron a considerarlo como la versión- en niño- de Arnold Schwarzenegger.

15 años han pasado desde que se hizo famoso. Y ya tiene una vida normal.

De hecho, como lo mostró el programa "Inside Edition", Sandrak dejó las pesas y también a su padre, Pavel, quien lo obligaba a entrenar extenuadamente. Además, le pegaba a su madre.

"Las pesas me resultaron aburridas"; narra Sandrak, que tiene un canal de Youtube desactualizado en el que se puede ver que entrenó también en artes marciales y otros deportes.

Pero ya no tiene la figura de antes. Ahora trabaja en el show "Waterlworld", de Universal Studios. Y por esta razón, en la galería que acompaña la presente nota verán cómo ha cambiado.

Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen "ampliar galería" y luego "mostrar texto".