Ninel Conde es una de las actrices más sexys y atractivas del espectáculo mexicano, la cual ha logrado consolidar su polifacética carrera. Sin embargo, siempre ha sido noticia por las cirugías plásticas a las que se ha sometido.

Cuando la mexicana inició en la actuación y el modelaje no lucía una cara tan afilada ni una figura tan esbelta y bien torneada como ahora.

Una de las primeras cirugías que se realizó fue aumento de busto, en 1997, después del nacimiento de su hija Sofía.

Los cambios más drásticos comenzaron en el 2000, cuando eran visibles los implantes de glúteos, senos, el colágeno en sus labios y la rinoplastía.

Cuando participó en la telenovela Rebelde, en 2004, la actriz mostró su nueva imagen, la cual modificó con una lipoescultura, cuatro liposucciones y varios aumentos de senos y glúteos.

Con información de Televisa