¿Se acuerdan de "Billy Elliot"?

Él era el tenaz jovencito inglés salido de un rudo pueblo minero que trataba de bailar ballet enfrentando a su machista sociedad, a la pobreza y a la convulsión social provocada por las huelgas contra Margaret Thatcher, en 1984.

La inspiradora película se lanzó en 2000 y fue protagonizada por el joven Jamie Bell, quien ganó un premio BAFTA por su poderosa interpretación.

Pero Bell no se quedó como los actores infantiles que no superan un papel: labró, poco a poco, una sólida carrera en Hollywood, con títulos tan interesantes como "Tin Tin" o "Nymphomaniac", de Lars Von Trier.