Anna Allen es una actriz española que tiene 22 mil seguidores en Instagram. Ella tenía una carrera más bien regular en su país natal. Hasta que comenzó a atraer la atención de su propio país al postear en sus cuentas que trabajó en "The Big Bang Theory" y también en "White Collar", con Matt Bomer. Así aparecía, posando en Instagram, con estrellas como el guapo actor, quien supuestamente le confesó por qué no protagonizó "50 sombras de Grey". Pero todo era mentira.

El colmo llegó cuando anunció que iba a los Oscar por segunda vez. Se encargó un vestido de diseñador y mostró su invitación a los premios (en realidad era la de Lupita Nyong'o). Luego posó con el vestido de Vicky Berrocal y afirmó que habló con Neil Patrick Harris. Entonces, en la redacción del periódico "El Mundo" descubrieron que todo era un montaje y la fábula de Allen se comenzó a derrumbar.

Pero eso no es nada: de hecho, Anna copiaba las fotos de Sophia Bush. Se inventó que Tina Fey compró los derechos de una obra teatral y afirmó conocer a Julia Roberts. Todo eso también era mentira. Apenas se supo todo, se cerraron sus redes sociales.

Y fuera de eso, "El Mundo" descubrió que ella decía ser representante de varias marcas y fundaciones, pero todo era otra invención. Quienes le prestaron los zapatos y joyas para los Oscar esperan que les devuelvan todo.

Inclusive, su "agente" solo tiene un representado. La actriz no ha dado la cara.