Nadie puede negar que Kim Kardashian es una madre amorosa con su hija, North West. Lo que ella parece olvidar a veces, es que un bebé no es un accesorio...

Ni mucho menos un maniquí.

Vestirla con ropas costosas, pieles. Exhibirla (cosa que ya no hizo para la última temporada de "Keeping Up With The Kardashians"). Aparecer desnuda o en actitudes polémicas. Quizás todo esto y más (como malcriarla rentando un parque para ella), son elecciones maternales cuestionables para muchos.

¿En qué se ha equivocado la socialité con North West?

En la galería que acompaña esta nota podrán averiguarlo. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".