En los años 30 los personajes animados distaban de ser lo que representan ahora: personajes políticamente correctos que enseñan a los niños a no fumar, a no cometer actos malignos o incluso a respetar a los padres.

De hecho, muchos de ellos fumaban, golpeaban a todo lo que se les atravesara y practicaban otras actividades "non sanctas".

Por supuesto, uno de los nombres más destacados es Mickey Mouse, el símbolo de Disney y quien ahora es un ratón amable, tiene una pareja estable y una vida promedio.

Pero en el pasado, Mickey no fue así. Trató de suicidarse, estaba relacionado en asuntos de tráfico de drogas e inclusive pateaba a travestis, como lo recopiló un artículo del portal io9 en 2012.

En la galería verán los detalles más escabrosos. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y "mostrar texto".