En la realeza, a diferencia del mundo del espectáculo, se envejece. Y ya.

Los aristócratas y miembros pertenecientes a la nobleza que se llenan de cirugías a lo Donatella Versace parecen ser epítomes de "mal gusto", porque si se dan cuenta, ningún rey o reina parece ser de "plástico". De hecho, son hasta criticados por su "fealdad".

Asimismo, algunos príncipes que antaño sacaron suspiros a mujeres de varias generaciones, ya no son lo que eran antes. Ni por asomo. Ni piensan serlo.

Por esta razón, en la galería que acompaña la presente nota verán cómo han cambiado algunos príncipes que otrora fueron deseados por miles de mujeres.

Para leer la información desde un smartphone o tablet, seleccionen "ampliar galería" y luego "mostrar texto".