A menos que sean una de las legendarias figuras de la moda del siglo pasado, tal y como Elsa Schiaparelli, Coco Chanel o Audrey Hepburn, todos en este planeta se han arrepentido de sus pasadas elecciones de moda.

Y esto también le debió pasar a uno de los símbolos de elegancia actuales: Victoria Beckham. No siempre fue una sobria y minimalista diseñadora que transmitía clase. No siempre fue una "it girl" o una mujer que vivía y respiraba la moda. De hecho, era toda una "fashion victim" y en el peor sentido.

Su época de las "Spice Girls" no fue nada a lo que vivió luego de que su esposo David Beckham se volviese uno de los futbolistas más famosos del planeta. Se convirtió en una "WAG" (esposa de futbolista) estereotípica: bronceado excesivo, cabello en ondas, vestidos ultrasexies y vulgares... en fin, un maniquí que exhibía de la manera más ramplona todos los artículos de lujo que pudiese.

Ahora que todos la alaban a ella y critican a figuras como Kim Kardashian, símbolo para muchos de la vulgaridad actual, aquí les recordamos que todo tiempo pasado no fue mejor. Y en la galería que acompaña esta nota, pueden comprobarlo.

Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".