No, esta vez no se trata de ratones, gusanos o parásitos que devoran lenguas y que salen en latas de atún. Tampoco se trata de lo que puede hacerles la comida rápida si la consumen continuadamente. Se trata de un asunto más elemental: la presentación.

En la cocina moderna tanto la innovación de sabores, la calidad de los ingredientes y sobre todo la presentación visual, son elementos básicos a la hora de presentar un plato para venderle a un cliente. Y eso último en esta galería fue bastante descuidado, a tal punto de que la comida ya no resulta apetitosa.

Para leer la información de la galería, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".