El japonés Edy Hardjo decidió ponerse a jugar con sus figuras de acción, su cámara fotográfica y sus herramientas de diseño digital y esto fue lo que consiguió.