Han pasado 33 años desde que   Sandra Bullock   fue porrista de la "Washington-Lee High School", y probablemente no lo ha olvidado.

La actriz estadounidense aparecerá en la edición de noviembre de la revista "Glamour", y en una entrevista   reveló detalles de su pasado, presente y los sueños que tiene para el futuro.

Lo que más destacó es   la confesión que hizo   la protagonista de "Miss Simpatía", y es que todavía guarda su uniforme de "cheerleader".

"Es embarazoso, pero sí, podría servir para alguna noche sexy", afirmó la bella actriz.

Sin embargo, la revelación más impactante no fue esa, sino que Bullock "quiere ser enterrada con el traje puesto".