Lily Allen está a punto de cumplir 30 años, así que decidió cambiarse el color de su cabello a dos semanas de su cumpleaños.

"No falta mucho para que tenga 30. Un último “hurra” en la parte frontal de mi cabello”,  presumió la cantante a través de su cuenta de Instagram.

Allen ha llamado la atención por todos los arreglos que se ha hecho en su cabello a lo largo de su vida. Sin embargo, algunos no han sido los más favorecedores para su estilo.

De esta forma, la británica ha dejado en el olvido su cabello originalmente oscuro para transformarse en una chica “fosforescente”.

En sus comienzos musicales, esta tenía un estilo único, señal de su identidad con el que logró cautivar a propios y extraños.

Aquí compartimos la imagen de su nuevo look: