Kim Kardashian compartió con sus fanáticos de Instagram una imagen bastante sugerente, donde la bella modelo posa totalmente desnuda en una pileta repleta de una pintura plateada, en una pose bastante sexy.

La fotografía fue tomada en el 2011, cuando Kim realizó una sesión de fotografías para la revista W Magazine, que tiene a la celebridad como una de sus protagonistas más recurrentes.

Es obvio que ahora Kardashian está orgullosa de las fotos, pero en un episodio de su show “Keeping up with the Kardashians” la estrella lloró cuando las fotos fueron publicadas diciendo que se veían pornográficas.

La estrella dijo que no volvería a posar desnuda; sin embargo, la promesa que no la cumplió ya que compartió la imagen hace unos días.