Gabriel Harris quería ser atendido en un restaurante de comida rápida mientras viajaba a bordo de una bicicleta. Los empleados se negaron a servirle, argumentando que solo podían atender a quienes viajaban sobre vehículos motorizados como autos y motocicletas. El hombre se rehusó a prestarles atención y esperó su turno, pero fue ignorado. El local cerró y los empleados decidieron llamar a la policía. Finalmente, Harris fue detenido.

La imagen principal de la galería es su foto de prontuario, con la que ingresó a la cárcel. Su triste rostro ha sido compartido por miles de personas en Internet.

En la galería encontrarán las fotos de expediente que necesitan una explicación (pero no la tienen).