Bobbi Kristina Brown, hija de la fallecida cantante estadounidense Whitney Houston, murió el día de hoy a los 22 años.

Bobbi fue trasladada al hospital North Fulton el 31 de enero de 2015, luego de que se le encontrara inconsciente en la bañera de su casa.

Desde entonces, la joven de 22 años estuvo bajo coma inducido por casi seis meses.

Después de que su estado de salud fuera diagnosticado en North Futon, fue trasladada a una clínica de rehabilitación, ya que los médicos determinaron que su "recuperación era muy difícil".

Sus familiares siempre tuvieron la esperanza de que la hija de Whitney Houston se recuperara, desafortunadamente los informes de los médicos eran desalentadores, por lo que su familia tomó la decisión de llevarla a su casa de Georgia para que Bobbi puediera "morir en paz".

Sin embargo, a través de un comunidado, Pat Houston, tía de Bobbi, informó que el estado de salud de su sobrina había empeorado por lo que había sido trasladada a un hospital de enfermos terminales.

Nick Gordon, novio de Bobbi, es el principal sospechoso de la muerte cerebral de la joven, ya que al parecer, él y la hija de Bobby Brown tuvieron una fuerte discusión y horas después la joven fue encontrada en la bañera.