Junto a Jacqueline Bracamontes, Eugenio Derbez se encargó de conducir la premiación de los Latin Grammy 2014.

Además de tirar y golpear a su “hija falsa” y tomarse selfies con el mexicano Adrian Uribe, el comediante aprovechó este evento para expresar su opinión sobre el papel de la comunidad latina en Estados Unidos.

“Ya era hora de que se reconozcan los derechos de los latinos. Dejamos de ser la minoría hace mucho tiempo. Los latinos ya son una parte de este país (Estados Unidos) y de todo el mundo... Entonces ¿qué mejor manera de celebrar esta ocasión que con la música? Los latinos siempre han utilizado la música para cruzar fronteras”, mencionó Derbez frente a la audiencia de los premios Grammy.