Aunque la socialicé aseguró hace algún tiempo que no manipulaba sus imágenes para lucir mejor, medios internacionales aseguran que Kim Kardashian tiene un staff encargado de retocar de manera profesional sus fotografías antes de subirlas a Instagram.

"Kim solía pedirle a un amigo que arreglara las fotos, pero finalmente se decidió contratar a un profesional que pueda estar siempre disponible", publicó la revista OK!

Según dicha publicación, la famosa gastaría al menos US$100 mil al año para que sus fotos sean perfectas.

Sus autorretratos han sido tan seguidos por millones de usuarios en las redes sociales, que la socialicé anunció que publicaría un libro con sus más de mil "selfies".