El viernes 13 se ha convertido en un día de temor y miedo a la mala suerte pero, ¿por qué precisamente un viernes trece?

De acuerdo con creencias populares, fue el 13 de octubre de 1307 cuando el Rey Felipe VI de Francia comenzó con una persecución de la Orden de los Templarios, que terminó con una amenaza de su último gran maestre, Jacobo de Molay, antes de ser quemado vivo.

Estas fueron sus palabras:  "¡Malditos, malditos sean hasta el decimotercero de su linaje! ¡Antes de un año, el Papa y el Rey comparecerán ante Dios!". Sus declaración fue tan profética que en ese término de tiempo fallecieron tanto el Monarca como el Papa, que no hizo nada para detener la persecución. Asimismo, cada dinastía de los reyes de Francia terminó con tres hermanos y de manera trágica y violenta. Todo se narra en "Los Reyes Malditos", de Maurice Druon.

Precisamente, el número 13 se encuentra presente en diversas situaciones de la historia. Por ejemplo, las 13 personas que participan del pasaje bíblico conocido como "La ultima cena", que está conformada por doce apóstoles y Jesús, siendo Judas el 13 y el que los traicionó. De igual forma, la Cábala habla de 13 espíritus malignos, mientras que en el Apocalipsis, el 13 corresponde al capítulo en donde se habla del Anticristo y la Bestia.

Otros pasajes donde aparece un 13 es  en las leyendas nórdicas donde Loki, considerado como el Dios de las travesuras, aparece como el invitado número trece. Por su parte, el viernes fue el día que Jesús fue crucificado, Eva habría comido el fruto prohibido en un viernes y Abel fue asesinado por Caín también en viernes. Asimismo, el viernes 13 se presenta entre una y tres veces por año, lo que da origen al número 13 de la mala suerte.

En la galería de fotos pueden conocer algunas situaciones que les podrían originar mala suerte.