Las cifras que te soprenderán:

  • En los juegos de invierno de Vancouver (2010) se utilizaron 70 mil solo un una semana.
  • En Seoul (1988) fueron 8 mil 500. De hecho, se encontraron tantos preservativos usados en los tejados que tuvieron que prohibir tener sexo en el exterior.
  • En Barcelona (1992) se repartieron 50 mil.
  • En Sydney (2000) dieron 70 mil y tuvieron que encargar de emergencia 20 mil más.
  • En Beijing (2008) regalaron 100 mil y también se quedaron cortos. Además entregaron preservativos a hoteles cercanos a la Villa: 400 mil unidades en total.
  • En Londres (2012) fueron 150 mil, aproximadamente 15 por deportista.

Desde su preparación, los atletas que participan en los Juegos Olímpicos no pueden probar una gota de alcohol ni muchos menos tener una noche de fiesta.

Por eso, cuando inician los juegos muchos aprovechan para aventurarse y pasar una noche de juerga, así lo confesó Hope Solo, del equipo de fútbol femenino.

La futbolista estadounidense dijo "Hay mucho sexo en la Villa". Sabiendo eso, los organizadores de Rio 2016 han distribuido 450 mil preservativos gratis en la Villa Olímpica.

A los australianos les han facilitado mil 500 condones "extrafuertes" por el miedo al virus del Zika, que además contienen un lubricante antiviral para luchar contra otras posibles "amenazas".

Eso no es todo, en toda la ciudad de Rio se han repartido nueve millones de preservativos.