E. L. James, escritora del libro "50 Sombras de Grey" esta molesta porque no respetaron el verdadero final de la saga, ya que asegura que este era parte importante de la historia.

Cualquiera que haya leído los libros sabe que el primer volumen termina cuando Anastasia Steele le pide a su amante, Christian Grey, que pare de pegarle, lo que provoca que ella retroceda y lo deje.

En la reescritura hecha por Patrick Marber, la última palabra al final de la película es “detente” pero en el libro, la última frase es “rojo", término que se utiliza en la trilogía como una “palabra segura”.

La direfencia puede parecer pequeña e insignificante, pero es de suma importancia para la historia.

Definitivamente, los fans de la trilogía apoyarán el reclamo de James.

“No puedes simplemente poner el libro en la pantalla”, asegura una fuente del portal The Hollywood reporter.