El pequeño de 11 años Liam Scholes, llegó al "World Book Day" de su escuela en Reino Unido, vestido como "Christian Grey, el niño portaba un traje y llevaba un antifaz.

 Sin embargo, el disfraz no fue del agrado de sus profesores. Nicole Scholes, la madre de Liam recibió una llamada de la escuela diciendo que el "traje era inadecuado y que no se le permitirá participar en eventos temáticos y en la fotografía de clase". 
 
Nicole explicó que el traje no era peor que otros, que representan asesinos en serie de ficción o personajes violentos y añadió, "pensamos que era divertido. Estábamos caminando a casa desde la escuela y tuvo la idea de ir como Christian Grey. Lo discutimos con unos amigos y vimos el lado divertido, decidimos que era una muy buena idea". 
 
"Se fue con un traje y los zapatos, además se llevó un antifaz y las ataduras de cables, los cuales eran pequeños e inofensivos. No pensábamos que habría un problema". 
 
Según informó el "Manchester Evening News", la madre de Liam también dijo: "Uno de los maestros iba vestido como "Dexter" y no veo por qué el sexo les resulta más ofensivo que un asesino".