A Ralph Fiennes se le llama poco para actuar en comedias, algo que es una pena y su interpretación en “El gran hotel Budapest” prueba que es un de sus tantos talentos. En el filme que dirigió Wes Anderson, Fiennes personifica a un conserje estricto y juvenil acusado de asesinato en la víspera de la Segunda Guerra Mundial. Esto significó para Fiennes encontrar una manera de puntualizar su actuación para Anderson, un cineasta famoso por sus detalles meticulosos.

Publinews Internacional conversó con el actor acerca del filme, que consiguió nueve nominaciones para los próximo premios Óscar y que se estrenará el jueves 22 de enero en las salas de cine guatemaltecas.

Aparentemente, Wes Anderson escribió es personaje para ti. ¿Cómo manejas eso cuando te preparaste para ese papel?

Creo que el hecho de que él haya escrito esa parte para mí se difundió hace poco. Él dijo: “Cuando escribí esto pensé en ti”, pero no tuvo la presión de si hubiera dicho: “estoy escribiendo esto para ti”. Es halagador y grandioso, pero sigo pensando: ¿Qué parte se ve de mí en la cinta? No tengo la perspectiva de mí que tú tienes.

La escritura de Anderson es muy precisa. ¿Los actores pueden improvisar en sus películas?

Una de las cosas que quise hacer con Wes fue encontrar los puntos altos del personaje. Al principio me acerqué al personaje con demasiado afecto y una dicción británica demasiado forzada. Él me decía: “No, no, no, relájate. Debe ser más cercano a tu voz”. Creo que entendí lo que me recomendó, pero a veces me pedía regresar al principio. En algunos diálogos me decía “hazlo más afectivo”, o para que sonara más ostentoso; y después para bajar el tono me pedía que fuera más natural.

¿Qué atrae de Anderson a los actores, especialmente cuando sus películas son tan estilizadas?

Pienso que a los actores les gusta el reto de trabajar con Wes Anderson. De manera rápida te das cuenta de que habrá un gran reto al entregar tus lineas y el ritmo de la actuación, que están conectadas con los movimientos de la cámara. El reto es mantener ese espíritu y similitud, y al mismo tiempo debes respetar las marcas. Quiere que los actores inventen y que entreguen vida a lo que ha escrito. Así que, tiene su mapa y sus coreografías, y todos los actores lo saben. Parte de las delicias es intentar hacerlo bien y que parezca espontáneo. A veces, la comedia debe funcionar así.

El cineasta se inventó todo un país, pero está inspirado en naciones reales europeas. ¿Investigaste algo de esto?

Conocía un poco acerca de la era de Europa de la Segunda Guerra Mundial por otro filme en el que actué, llamada “Sunshine”. La primera parte del filme se enfocó en este periodo y era completamente diferente. Wes me dio el libro “El mundo de ayer”, de Stefan Zweig, de quien publicó en los créditos que le dio mucha inspiración para el ambiente de la cinta. Es un libro brillante, muy turbio y te rompe el corazón.

También te gustará:

Fotos. Ana Luisa Montúfar es de las más bellas del universo

¡Qué risa! 20 películas hechas con bloques de Lego

Fotos. Gatos que lucen como modelos