El 6 de mayo, el cantante Enrique Iglesias fue detenido abordo de un Cadillac Escalade después de que un agente de la policía viera su automóvil circulando en los carriles cerrados al tráfico en Florida, Estados Unidos.

De acuerdo al informe policial, una vez que Iglesias recibió la señal de que debía detener su auto, se cambió al asiento del copiloto y le pidió a su acompañante que tomara el volante.

Los oficiales presentes captaron los hechos y procedieron a detenerlo. "El señor Iglesias era el conductor inicial", afirmó un oficial.

Minutos después, la policía descubrió que el objetivo del cantante era ocultar que su permiso de conducir se encontraba suspendido desde hace seis meses.

Luego de pasar unas horas tras las rejas, Enrique Iglesias fue puesto en libertad. Sin embargo, deberá enfrentar un juicio el próximo 10 de julio por los cargos de obstrucción y por manejar con licencia vencida, en la ciudad de Miami, según reportó NBC.