La familia Kardashian, gracias a su fama por el reality "Keeping Up With The Kardashian", ha construido un millonario imperio.

Kim, Klhoé, Kourtney y Kris tienen millones de dólares en sus cuentas bancarias gracias a su línea de ropa, cosméticos, apariciones en programas de televisión, aplicaciones, etc. 

Por eso, la menor de las Kardashian le pidió al diseñador de las celebridades, Martyn Lawrence-Bullard, que se encargara de rediseñar su mansión en Calabasas, California y llevarla a otro nivel.

La casa de Khloé perteneció a Justin Bieber y según el diseñador "era inicialmente un palacio gigante para un bullicioso joven. Decidimos darle algo de romance, devolverlo a sus raíces mediterráneas imprimiendo su afición por la moda, por las cosas bellas y exóticas".

La socialité le abrió sus puertas al canal de farándula "E!" y le mostró cómo vive y cada una de las áreas de su casa.