Luke Evans es conocido por muchos cinéfilos por interpretar a personajes de leyenda. “Apolo” en 'Furia de Titanes' fue el personaje que dio comienzo a una prolífica carrera que ya tenía sus cimientos en el teatro. El dios “Zeus” y “Drácula” en su versión más antigua y joven han sido algunos de los papeles clave de la carrera de este actor galés de 35 años que es ídolo de muchos.

Por esa misma fuerza intepretativa y carisma fue que Peter Jackson lo escogió para interpretar a uno de los personajes claves en “El Hobbit”: Bardo el arquero, quien debe salvar a su pueblo de las garras del dragón Smaug en “El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos”, la última película que cierra una saga que comenzó hace más de 10 años con “El señor de los anillos”. Por esta razón, Metro habló con Evans sobre este personaje y sobre su experiencia en la Tierra Media.

¿Qué te atrajo del universo creado por J.R.R. Tolkien para obtener el papel de Bardo?

–El hecho de que he oído estas maravillosas historias de Elijah Wood, Billy Boyd, Ian Mc Kellen. Todos hablan de las maravillosas experiencias que han tenido en Nueva Zelanda hace 10 años. El hecho de que lo estuviesen haciendo de nuevo con “El Hobbit” y que fue una perspectiva interesante para todos los que estuvieron involucrados, tanto como para los que estuvieron en las películas de Peter 10 años antes como para los actores nuevos. Fue una idea muy interesante, pensar que iría a Nueva Zelanda, vivir allí y hacer tres películas, una tras otra, eso es único.

No creo que lo viva de nuevo. Y por supuesto, trabajar con Peter Jackson también fue increíble para mí.

¿Qué fue lo que más te gustó de filmar con Peter Jackson?

–Estar en el set, en Ciudad del Lago, en ese estudio increíble que también es mi hogar. Fue increíble, tener que disfrutar de este espacio, estar ahí muchas semanas en esa locación. Y fue muy divertido, adoro estar en el set con Peter, lo disfruté y fue fantástico.

¿Qué elementos tuyos le pusiste al Bardo de las películas para que fuese distinto al del libro?

–La historia es la misma, pero en el libro solo habla de que está ahí, mata al dragón y eso es todo. Por eso, lo que hemos hecho es tener más espacio en las películas y allí contamos lo que hace antes de esos momentos. Yo tenía una responsabilidad: hacer que el público se identificara con él en esos momentos. Dándome ese espacio, le daba a la audiencia herramientas para acercarse a él. La gente lo quiere, porque es la presencia humana más fuerte en las películas. Es el único humano, de hecho. Eso a la gente le gusta. Por eso quieren que sobreviva y sea exitoso.

¿Cómo es que Bardo llega a convertirse en el líder de su pueblo? Al principio vemos que sobrevive y trabaja por su familia, pero llega a ser pilar de toda una comunidad.

–Es interesante porque está en una posición donde tiene que, por fuerza, volverse un líder. Las circunstancias le dictan que él hace lo que tiene que hacer en la película. Aunque él siempre tuvo el respeto de su pueblo antes de que el dragón (Smaug) llegara a atacarlos y a la gente siempre le cayó bien y lo respetaba, todos pensaban así menos el gobernador. El no era un don nadie.

¿Cuál es el momento donde todo cambia?

–Las circunstancias determinan qué es lo que vas a convertirte en la vida, qué es lo que tienes que hacer. Él se convierte en un hombre que tiene que proteger a su familia y su pueblo. Y es su motivación en toda la película: Proteger a todos. Ser la esperanza en un lugar lleno de oscuridad.

¿Que es lo más valioso y emotivo de las películas de “El Hobbit”?

–El hecho de que trajimos un libro al cine de las manos de Peter Jackson, responsable de las tres primeras películas. Es buena película, es una buena historia y la gente crecerá conociéndola, y amando a los personajes y comparándolos con los del libro. Eso es algo muy especial.

Tu carrera ha sido muy versátil si hablamos de los papeles que has escogido. Pero realmente, ¿tienes algún rol soñado en cine y teatro?

–No tengo un rol soñado. Nunca tuve algo que he querido hacer desde el comienzo, por eso estoy abierto a sugerencias e ideas. Y me gusta ser desafiado. No estaba convencido de querer hacer Drácula, no creía que fuese lo suficientemente maduro para ello, pero lo hice. A veces, en este negocio es bueno tener deseos sobre a quién quieres interpretar, pero yo, personalmente, nunca tuve algo así.

¿Cómo te va con tus fans? Interactúas mucho con ellos en redes sociales.

–Me gusta la inmediatez y que no hay intermediarios. Tu puedes hablar con tus fans directamente y ellos a tí. Eso es interesante, me gusta el hecho de que la gente responda. Que los fans se conecten conmigo de una manera más cercana. Eso es genial.

Si tuvieras que escoger algo de la Tierra Media, ¿qué te llevarías?

–La gente con la que tuve que compartir en el set. Todo el elenco. A ellos me los llevaría.