Miley Cyrus se ha convertido en un símbolo sexual desde que dejó de ser una estrella de Disney, para transformarse en una polémica cantante.

Al parecer, su vida personal va muy bien y es que, en su relación con Patrick Schwarzenegger todo es miel sobre hojuelas. 

Además, una fuente cercana a a la pareja, le dijo a HollywoodLife.com, que al cerrar las puertas, los tórtolos no se quitan las manos de encima. "Miley dice que el sexo se pone cada vez mejor. Es difícil para ella salir de casa cuando está con Patrick, porque siempre terminan en la cama". 

La fuente también dijo que "ella compró un columpio sexual y están muy contentos con su nuevo juguete. De hecho ella  le está regalando columpios a todos sus amigos, porque piensa que todo el mundo debería tener uno".