Kim Kardashian se tomó un descanso. La socialité disfrutó del clima y el sol de Calabasas, en California, donde también aprovechó para pasar un rato en la piscina.

La estrella televisiva fue captada en este momento, por lo que en las fotografías la podemos ver enredada en una toalla, descalza, con el cabello recogido y cargando sus pertenencias.

Simplemente un look que nunca habíamos visto en la integrante más famosa del clan Kardashian. 

Kim estaba descansando, por lo que es válido que haya dejado el glamour a un lado, aunque sea por unas horas.