Amanda Bynes necesita dinero y quiere trabajar, pero no pretende regresar a la actuación.

La joven de 28 años quiere llevar "una vida normal" y cree que lo ideal es trabajar en un centro nocturno como bartender. Recordemos que Amanda tiene una fortuna de casi seis millones de dólares, pero solo recibe entre 50 y 100 dólares por día, debido a que sus papás administran su dinero.

Obvio, la exactriz necesita trabajar y ganar dinero. Necesita un lugar donde vivir y también, según ha declarado, quiere realizarse una cirugía plástica. ¿La razón? Piensa que es fea, según lo que se lee en su cuenta de Twitter.

TMZ, también informó que dos perosnas que conoció en el centro de rehabilitación se han puesto en contacto con ella y le ofrecieron un lugar para quedarse. Sin embargo, aún no tiene un hogar para vivir y fue captada durmiendo en un centro comercial.