El actor Jonah Hill comenzó su carrera con sobrepeso y como él mismo ha dicho, a distintos medios estadounidenses, sigue en su lucha contra la obesidad.

El año pasado sorpredió por su drástica perdida de peso, incluso acudió a los Oscar luciendo bastante delgado, casi irreconocible.

Según el actor, su amigo y compañero en la cinta "Moneyball", Brad Pitt, fue quien lo motivó a llevar una vida más saludable y a ver a un nutriólogo.

Sin embargo, aunque a finales del año pasado fue captado con unas libras de más, fue visto el martes en Nueva York, en el set de la cinta "Collateral Beauty on Monday" y ya lucía más delgado.

El actor de 32 años vestía un abrigo color camel, una camisa y unos pantalones negros.