Tras los fuertes rumores de una posible separación entre Will Smith y Jada Pinkett, el actor estadounidense decidió romper el silencio.

A través de su cuenta oficial de Facebook, el intérprete de "Deadshot" emitió un breve comunicado en el que llamó "tontos" a quienes dieron a conocer esta falsa información.

"En circunstancias normales, no suelo responder a la insensatez (porque es contagiosa), pero ya que muchas personas me han hecho llegar sus "sinceras condolencias", pensé: '¡Qué demonios... yo también puedo ser tonto!' Así que con el ánimo de ser redundante, repetitivo una y otra vez... Jada y yo... ¡NO NOS VAMOS A DIVORCIAR! Les prometo a todos que si alguna vez decido divorciarme de mi reina, les juro que se los diré yo mismo. La gente #tonta debería tener que usar una pulsera con la "T", escribió el actor.

De acuerdo con información del sitio "Radar Online", la pareja se encontraba en una fuerte crisis matrimonial, por lo que se separarían tras 17 años de casados poniendo en juego 240 millones de dólares, cifra en la que está valuada su fortuna.

Fuentes "oficiales" habían revelado al sitio web que sus  hijos, Jaden, de 17 años y Willow, de 14 años, ya estaban informados de los planes de sus padres.