Blue, Meadow y Little Willow son tres gatos felices que están conquistando las redes sociales. Y no necesariamente por sus encantos felinos, sino por su gran historia de vida y unión familiar.

Los tres mininos son ciegos. De acuerdo con diferentes medios como Bored Panda, perdieron la vista desde hace ya varios años por negligencia de su dueño, ya que padecieron una gripe que nunca se trató médicamente.

"Mirén quién se está 'escondiendo' porque fue sorprendido jugando con el vabello de mami otra vez".

"Mirén quién se está 'escondiendo' porque fue sorprendido jugando con el vabello de mami otra vez".

Facebook Three Blind Cats

Foto:

Todo comenzó en el año 2014, cuando los felinos fueron hallados en un almacén de la ciudad de Dubai poco antes de las celebraciones de Navidad en el año 2014. Fueron recluidos en un centro de refugio, donde pasaron largos días esperando a que fueran adoptados.

El primero en salir fue Blue, el mayor de la camada, quien fue adoptado por la vecina del antiguo dueño, sin embargo el minino pasaba las noches maullando, extrañando y buscando a sus dos hermanas

Eventualmente, Blue se volvió a reunir con Meadow y Little Willow en el refugio una vez más hasta que la tan esperada madre adoptiva apareció la noche del 19 de febrero de 2015.

Catherine Magno fue la mujer que adoptó a la familia entera de gatitos ciegos y desde entonces asegura que su vida y la de los felinos ha cambiado de una manera muy positiva.

“Tenía cero experiencia tras haber adoptado a mi primer minino justo unos meses antes,” aseguró Catherine a una entrevista para Bored Panda. “Pero su historia tocó mi corazón tanto que no pude concebir la idea de que los pusieran en una jaula de veterinario indefinidamente o algo peor”.

"Los Tres MosCATeros"

"Los Tres MosCATeros"

Facebook Three Blind Cats

Foto:

En las imágenes que Catherine comparte con sus más de 700 seguidores en la página Three Blind Cats en Facebook, se puede apreciar que los gatitos conviven felizmente entre los tres: incluso integraron al cuarto minino que ya vivía en el hogar. 

Y es que los felinos, como lo descubrió su nueva dueña, no necesitaron cuidados especiales ya que se adaptaron muy bien a su nuevo hogar y a su nueva vida.

“Mi percepción era que no solo iba a ser todo un reto, sino que también requeriría muchos ajustes de mi parte,” declaró Catherine. “El único ajuste al principio fue mantener todo en el mismo lugar, pero ellos son notablemente adaptativos”.

Y tal vez tenga toda la razón al declarar que “las mascotas ciegas ven con el corazón”.