Una despedida muy dulce fue la que se dieron Kim Kardashian y Kanye West este sábado, cuando la socialité dejó a su esposo en el aeropuerto.

El rapero y la celebridad fueron fotografiados dándose un apasionado beso cuando estaban dentro del lujoso auto.

Luego de que Kim diera a luz a su segundo hijo, la pareja no había sido captada luciendo tan cariñosa como hoy.