Eiza González utilizó sus redes sociales para expresar sus sentimientos y sorprendió a sus seguidores al relatar las razones por las que su cuerpo sufrió tantos cambios en el pasado.

La actriz mexicana confesó que de los 15 a los 22 años vivió en depresión por la pérdida de su padre y que tardó en descifrar que pasaba por un serio problema.

El dolor de la ausencia de su progenitor hizo que la actriz de la serie "From Dusk Till Dawn" adquiriera hábitos alimenticios que perjudicaron su salud comiendo compulsivamente.

Para la joven de 25 años fue un reto su participación en la telenovela "Lola, érase una vez", ya que expresa que "le costaba trabajo llorar en escena porque estaba bloqueada emocionalmente".

Después de 10 años de duelo, Eiza González compartió con sus fans que ahora tiene una alimentación sana y que se siente orgullosa de su imagen del pasado.