O'Brien, quien ya había conseguido popularidad entre el público más joven gracias a la serie de MTV "Teen Wolf", da el salto al cine protagonizando la segunda película de "Maze Runner: Prueba de Fuego",  cuyo estilo se puede comparar al de "Los Juegos del Hambre" (incluso el tÍtulo se parece a "En Llamas"). El actor neoyorquino de 14 años habla de su experiencia en la actuación.

¿Por qué crees que tiene tanto éxito el cine que muestra tanta obsesión por controlar a la sociedad para un público joven?
- ¿Será por Jennifer Lawrence? (Risas)

¿Y crees que las películas "The Maze Runner" puedan convertirte en una nueva obsesión como la versión masculina de Jennifer Lawrence en "Hunger Games"?
- ¡Por suerte nunca lo había pensado antes! Honestamente, nunca lo pensé. Cosas así explotan siempre después de haber hecho ciertas películas. La producción no era tan grande al principio, la escala era mucho menor, había límites económicos por todos los costados. Será por eso que nunca sentí que estaba haciendo la siguiente versión de "Katniss" en "Los Juegos del Hambre". Nunca sentí ese peso y todavía sigo sin verlo así, porque soy hombre (risas). Pero la historia siempre me encantó y fue un milagro haberla logrado con un presupuesto tan bajo. Cuando me preguntan qué se siente estar en una superproducción así, me parece genial que parezca algo así.

¿Y a nivel personal te gustan las películas de "Hunger Games" y "Divergent"?

- Sí, claro. Y es un honor estar en una conversación donde puedan compararme con películas así. Lo acepto con los brazos abiertos (risas). Los estilos pueden ser parecidos, pero también son películas diferentes. Físicamente, la energía es bastante distinta. Nuestra película es mucho más lenta y más dramática.

Si pudieras ser alguno de los tantos superhéroes del cine, ¿a quién elegirías?

- "Spiderman", sin dudarlo. Ese traje me iría muy bien (ríe).

¿Y podríamos comparar tus personajes de "Teen Wolf" y "Maze Runner"?
- Los dos tienen nombres distintos (Risas). Es algo que pienso bastante... Como actor, uno quiere hacer personajes diferentes. Y yo los veo muy distintos, pero también sé que los dos tienen cosas mías que aparecen en el personaje, porque es algo que tampoco puedo controlar ni pretendo evitarlo, porque también quiero que se sienta real. "Thomas", en "Maze Runner" es mucho más calmado o introvertido, se parece mucho más a mí. Y "Stiles", de "Teen Wolf", supongo que tiene mi lado bromista.

Después de seis temporadas con la serie de "Teen Wolf", ¿cuál dirías que es el mayor cambio en tu personalidad y tus personajes, más allá de la fama?
- Crecí bastante, especialmente después de haber estado poseído en otra temporada anterior (risas). Salí mucho más fuerte, por eso también crecí tanto como persona. Antes, por ejemplo, mi personaje de "Teen Wolf" podía ir detrás de alguna mujer que ni siquiera quería y ahora acepta la amistad sin forzar que nadie lo quiera a él, cosas así. Los dos maduramos en ese sentido.

La madre Lisa Rhodes, ya había trabajado como actriz y tenía una escuela de teatro, cuando Dylan O'Brien nació en Nueva York, el 26 de agosto de 1991. El padre, Patrick O'Brien, es camarógrafo. Y fue por eso que la familia se mudó más cerca de Hollywood, a la playa de Hermosa Beach, cuando Dylan ya había cumplido los 12 años.

En esa época él pensaba estudiar cine, para seguir los pasos del padre. Pero los planes cambiaron cuando estaba a punto de inscribirse en la Universidad y llegó la oportunidad de hacer una prueba de audición para una serie de TV inspirada en la película "Teen Wolf" que Michael J. Fox había protagonizado en los años 80.

En un principio habían considerado a Dylan para el rol protagónico del adolescente hombre lobo, pero a él le pareció más interesante interpretar al amigo, "Stiles". Y en una época donde los vampiros y hombres lobo se habían convertido en la nueva fama del mundo del espectáculo juvenil, Dylan O'Brien también conoció la fama, antes de aparecer en cine con la comedia "The Internship" con Vince Vaughn y Owen Wilson, para protagonizar ahora la segunda película de la serie "Maze Runner: Prueba de Fuego".

¿Qué tan diferente fue pasar de la TV a una superproducción del cine?

- Es una buena pregunta, porque hay muchas diferencias que jamás hubiera imaginado entre la filmación de una película y una serie de TV. Es interesante lo similar que fue mi experiencia con "Teen Wolf", por las restricciones, donde siempre tenemos que filmar rápido y no siempre tenemos tiempo ni demasiado presupuesto, aunque parezca que es una película de 100 millones de dólares.

¿Y el paso de la comedia a la acción?
- Lo bueno de la actuación es poder tener trabajos diferentes. Después de haber hecho una comedia como "The Internship" para entrar en una película de acción como "Maze Runner"... no puedo pedir nada más. Físicamente, demandó muchísimo más. Lo gracioso es que nunca nos pidieron que corriéramos en la prueba de audición. Nunca corrí. Pero hasta ahora, es la mejor experiencia que tuve, por lo duro que tuve que trabajar, para conseguir la película que conseguimos.

¿Es verdad que tuviste que pasar por cuatro pruebas de audición para conseguir el rol protagónico en "Maze Runner"?

- Sí, es normal. Lo gracioso es que la primera vez no me llamaron por casi dos meses. El director pensaba que mi peinado era ''demasiado MTV''. Eso pensó, de verdad, hasta que vio otra foto mía con un corte de pelo regular y me llamó de nuevo. Al final funcionó todo bien.

Como el corredor del laberintos, Dylan O'Brien parecía que estaba siguiendo los pasos de Jennifer Lawerence en "Los Juegos del Hambre" o Shailene Woodley en "Divergent", pero la segunda película "The Maze Runner: Prueba de Fuego" está más cerca de "The Walking Dead" y "Resident Evil" que de "Los Juegos del Hambre".

Esta vez la historia no tiene más laberintos y sigue la aventura de un grupo de jóvenes atrapados en un laboratorio científico donde pueden terminar siendo el experimento para encontrar la cura de una enfermad mortal de la que ellos son inmunes. Y mientras el personaje de Dylan sigue tratando de recordar su pasado tampoco deja de arriesgar la vida por sus amigos.

¿En la realidad, arriesgarías tu vida por tus amigos?

- Si lo pienso dos veces, no sé. Pero instintivamente, siempre soy el que sale a defender a los amigos si alguien busca lastimarlos. Soy capaz de matar (risas). No, no tanto, pero soy muy protector de la gente que amo. Pero el sacrificio es otra cosa, no creo que uno viva situaciones así en la vida. Tendrías que ponerme en una situación parecida, para ver como reacciono realmente.

¿Y con el personaje de Teresa (Kaya Scodelario) hay algún romance o son solo amigos?
- Hay cierta relación pero no es para nada romántica y creo que está bien. Me parece perfecto evitar los "clichés". No tenemos que besarnos al final de la película. Y es bueno, porque muestra el buen compañerismo.

¿Es cierto que la primera película había sido programada para estrenarse antes y cambiaron la fecha, después que el estudio comprara los derechos para filmar está segunda parte del libro "The Maze Runner"?
- Sí, pero el hecho de cambiar la fecha de estreno fue una buena noticia, porque le dieron más tiempo al director para terminar la version que quería hacer. Es una muestra de que gustó lo que hicimos y por eso el estudio también está invirtiendo más.

¿En tu caso, cuál fue tu mayor inversión como actor en una película como esta?
- Fue un desafío, seguro. Como actor, es un rol por el que mataría cualquiera, porque es una persona ordinaria envuelta en una situación extraordinaria. Es la clase de películas que siempre me gustaron. Fue un desafío y espero seguir trabajando en películas como "Maze Runner: Prueba de Fuego". Al menos, eso espero.

¿Y el hecho de tener que actuar como alguien que perdió la memoria?
- Es algo buenísimo para un actor. Es como volver a nacer, porque todos los personajes se despiertan sin saber donde están y ni siquiera saben cómo se llaman. Como persona, no es algo que vayas a vivir nunca, a menos que tengas alguna experiencia traumática. Y es siempre interesante analizar y descubrir quiénes somos realmente con el paso del tiempo.