Patrick Dogget, de 53 años, llegó en estado de ebriedad a su casa en Carolina del Sur en Estados Unidos y al no obtener lo que él deseaba de su mujer, llamó a la policía.

Poco tiempo después de su llamada, las autoridades acudieron a su domicilio. Estando ahí, el hombre borracho declaró que los había llamado porque su pareja, Faye Woodruff, no quería tener relaciones sexuales con él.

Ante ello, la policía decidió detenerlo por encontrarse en estado de ebriedad en vía pública, compartió el diario británico "Daily Mail".

En la galería de fotos podrán conocer más datos de  esta historia.