Unos vecinos decidieron denunciar a un hombre por secuestro, sin antes percatarse de que realmente era su vecino de siempre, pero con barba.

Torkel Kristoffers, de 39 años, quien vive en Estocolmo en Suecia, había decidido dejarse crecer la barba mientras tomaba un descanso del trabajo para cuidar de sus dos hijos.

Cuando Kristoffers iba de salida con uno de sus pequeños, este
le pidió ser transportado en una bolsa de supermercado, sin embargo, esta decisión provocaría un giro inesperado.


Un vecino vio al niño y al hombre salir de la vivienda, pero no pudo reconocer a Kristoffers por su crecida barba.

Lo que más llamó la atención al acusante, fue que el "sospechoso" llevaba a un pequeño dentro de una bolsa de supermercado.

Ante ello, decidió reportar el suceso a la policía y mencionar que se trataba de un secuestro infantil, según informes del diario británico "Metro".

En la galería de fotos podrán conocer más detalles de esta historia.

Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.