Te convertiste en un héroe de acción para "Kingsman", ¿estás cansado de los tranquilos roles de edad?


No lo sé. Espero que no todos sean tranquilos. En realidad, con mi personaje Harry Hart, cuando él no estaba pateando gente, también parecía bastante tranquilo. De hecho, cuando terminé el entrenamiento de seis meses que hice para esto, era estimulante y una nueva experiencia para mí aprender estas habilidades; creo que tienen más que ver con la danza que cualquier otra cosa. Pero cuando hice todas las acrobacias en la película y luego volví a vestirme de traje, no fue tan emocionante. Quería volver a las escenas de riesgo. Espero que no haya terminado.


La película es una combinación bien hecha de acción y comedia. Por ejemplo, te las arreglas para mantener tus lentes puestos durante las escenas de pelea. ¿Eso no te molestó?


Estaba convencido de que los lentes no sobrevivirían. Pero una parte de la historia es que los lentes tienen que permanecer puestos porque tienen una cámara y así es como los otros espías están mirando. Tenían que quedar puestos. Y yo estaba convencido de que con los saltos mortales y lanzando personas y todos los giros y vueltas en realidad podrían caerse al menos una vez en toda la secuencia. Ahora he aprendido que puedes pelear contra 200 personas y mantenerte con tus lentes puestos.


¿Usas lentes en la vida real?


Sí. Pero no me gustan. Yo no necesitaba lentes hasta hace cinco años. Al principio me encantó. Siempre me gustó bastante la idea del aspecto distinguido que dan. Así que no me importo al principio, pero ahora me doy cuenta de que soy totalmente dependiente de ellos. Así que me gustan un poco menos.


Me gusta el hecho de que "Kingsman" sea claramente una especie de película de buenos contra malos. ¿Estás de acuerdo?


Sólo para este tipo de película. "Kingsman" está jugando con otras películas, es sobre cultura popular, se trata de los cómics. Se trata de esa clase de locas películas improbables del tipo James Bond. Creo que, en cierto modo, es una especie de celebración y sátira de las cosas caricaturescas con que crecemos. En un drama serio sobre el conflicto humano, creo que ese tipo de claridad de “ellos son los buenos, ellos son los malos "es falso. No me gusta en absoluto. Pero creo que aquí nos estamos riendo, haciendo un pastiche de películas de Bond, una especie de versión pantomima de una película de acción. No creo que se suponga que debes tomarlo en serio. Y en cierto modo la villanía de Samuel L. Jackson no está clara, porque su teoría del medio ambiente es perfectamente sana [N del Ed: el personaje de Samuel L. Jackson quiere detener al hombre de dañar aún más el planeta]. Su solución es el problema. Puedes creer en su teoría sin matar a todo el mundo.


¿Hiciste que tu familia viera la película? ¿Qué piensan al respecto?


Tengo un hijo de 24 años de edad que la vio. Pero los más jóvenes no la han visto. Pero me vieron en el entrenamiento, y pensaron que era divertido.


¿Creen que encajas en el papel?


No, no lo creen. De hecho le pregunté a uno de mis hijos, '¿Crees que soy material para Kingsman? '- Y me dijo 'Probablemente Johnny English (Mr. Bean)'.



¿Estás de acuerdo con él?


Me temo que tiene razón.


Harry Hart dice que los modales y la apariencia son importantes para un verdadero caballero. ¿Qué más es importante?


Ser un caballero implica cortesía y empatía. No quiero ver a los hombres como otra cosa que no sea caballeros.


Tu personaje dijo que el nombre de un verdadero caballero aparece en los periódicos sólo tres veces en su vida: para anunciar su nacimiento, el matrimonio y la muerte. ¿Estás de acuerdo?


Puede que sea una buena cosa para la reflexión. Creo que estamos demasiado obsesionados con la publicidad de nosotros mismos. Así que aquí estoy, sentado y hablando con ustedes ahora y haciendo esta entrevista. Pero con el fin de vender cualquier cosa hacemos publicidad, con el fin de tener éxito político hacemos publicidad. Y lo hacemos instintivamente, incluso en nuestros pensamientos más mínimos. Tomamos fotos de nosotros mismos, nuestra comida, fotografiamos todo lo que nos rodea. Y no podemos esperar para publicarlo en línea. Tienes esa clase de discreción cuando te quedas fuera del foco de atención. Tengo el deber de promover lo que hago. Pero creo que en cierto modo es importante no olvidarse de la serenidad y privacidad de todos nosotros, y no sólo pensando en actores y personajes conocidos.


Has interpretado muchos roles en los últimos años, has ganado un Oscar por "El Discurso del Rey”, pero para la gente común todavía eres Darcy de "El Diario de Bridget Jones", o "Orgullo y prejuicio". ¿Eso te decepciona?


No me importa. Puedo ser quien quieran. No creo en ello. Me olvidé de preocuparme por ese tipo de cosas en 1994. Salí del set de un trabajo que disfruté mucho y me fui a otro trabajo. Y he estado haciendo eso desde entonces. Así que si la gente recuerda eso, es genial. Pero yo ya no tengo ninguna relación con la interpretación de "Darcy". Es una cosa divertida ser un actor de cine, porque si tienes la suerte de estar trabajando, en el momento en que sale la película ya estás en algo nuevo, por lo que nunca me siento muy conectado con mi trabajo antiguo. Así que no me molesta en absoluto. Si la gente aún recuerda ese papel, es algo para estar orgulloso.