Gran decepción provocó el programa "Eaten Alive" de la cadena estadounidense Discovery Channel, ya que el investigador Paul Rosolieno fue devorado vivio por una anaconda.

Los que televidentes vieron, en el especial de dos horas de duración, cómo una anaconda atacó a Rosolie, lo enredó y y comenzó a morder su casco, parte de su traje especial. Sin embargo, el naturalista pidió a su equipo que lo rescataran: "Comencé a sentir la sangre salir de mi brazo y sentí la flexión del hueso. Cuando llegué a ese punto, tuve que dar marcha atrás".

En redes sociales, los usuarios publicaron críticas al respecto. Incluso, el canal National Geographic publicó la siguiente imagen en Twitter, con el mensaje: "Esto es #EatenAlive (comer vivo)"