Luego de estar unos meses fuera del escenario, la cantante Britney Spears regresará el 24 de febrero y quiere que las coreografías de su show en "Las Vegas" sean espectaculares y deslumbren a sus fans.

Por ello, la "Princesa del pop" les ha prohibido a sus bailarines que consuman alcohol o mantengan relaciones sexuales para evitar distracciones innecesarias.

"Britney espera el mismo nivel de compromiso por parte de sus bailarines que el que ella está dispuesta a ofrecer, así que las distracciones como el alcohol o el sexo están fuera de límites. Cualquiera que no siga las reglas está fuera, es así de sencillo", reveló una fuente a la revista LifeStyle.

Britney incluyó una cláusula en los contratos de sus bailarines para asegurarse de que no se saltaban dichas restricciones después de concluir su relación con el productor de televisión Charlie Ebersol.