Avril Lavigne finalmente habló de su salud. La cantante atravesó por un complicado momento el año pasado.

Según explicó que al visitar Las Vegas para su 30º cumpleaños en octubre, no estaba de humor para salir de fiesta. “Casi ni podía comer y cuando iba a la piscina, debía recostarme en la cama. Mis amigas me preguntaban qué me pasada y yo no sabía”, recuerda Poco tiempo después fue diagnosticada con la enfermedad de Lyme.

“No tenía idea de que la picadura de un insecto podía hacer eso. Estuve en cama por cinco meses”, narró a la revista "People". 

Lavigne pasó meses recuperándose en su casa en Ontario, Canadá. Estuvo con su familia, vio películas y habló con sus fans vía redes sociales. Su marido, Chad   Kroeger la visitó durante los descansos de su tour junto a  Nickelback y, durante un tiempo, su madre se mudó para ayudar a cuidarla. “Hubo momentos en los que ni me pude bañar durante una semana porque no podía estar de pie. Se sentía como si absorbieran toda la vida de ti. No podía respirar, hablar, ni mover. Pensé que estaba muriendo”, dijo Avril a la publicación. 

Por fortuna, la cantante asegura que se siente “80% mejor” actualmente. “Esto fue una llamada. Simplemente quiero disfrutar de la vida de ahora en adelante”.