Vicki Haines vive en Sídney, Australia. Según la cultura popular, cosas bastante extrañas suceden en ese lugar: insectos gigantes vagan por las casas, cocodrilos atacan a las personas, etc. 

Sin embargo, esta historia llega a un nuevo nivel de extraño. 

Haines se encontraba fuera de casa junto a su novia. Después de un rato, volvieron y vieron a su perro bastante alterado. Posteriormente notaron que alguien había allanado su vivienda, aunque por suerte no estaba ahí para robar. En teoría. 

¡Había un koala sentado en su sofá! Según las fotografías que Vicki compartió en Facebook, el animal luce bastante tranquilo. Sólo estaba sentado, mirando.

Ella comentó en Facebook: "Volvimos para encontrarlo sentado frente al calentador en la sala. Parecía que quería que prendiéramos la televisión o le diéramos una cerveza...".

Cuando las cosas volvieron a la calma -pues en un principio fue un caos-, Vicki Haines y su novia tuvieron la oportunidad de admirar al pequeño koala.

Y no sólo eso, sino también pudieron tomarse "selfies" con él. Todos habríamos hecho lo mismo.

Facebook/Vicki Haines

Foto:

Facebook/Vicki Haines

Foto:

Posteriormente el koala fue bautizado como Tuff Bugger. El señor Bugger fue puesto en libertad luego de insertarle un chip que les ayudará a mantener su rastro.

Uno de los comentarios en las fotos que subió la mujer a Facebook dice "Buena idea llamarle a las autoridades para que fueran por él. ¿Quién quiere a un hombre perezoso sentado en su sofá todo el día? Fantástica historia. No la habría creído sin pruebas".

Cabe recordar que aunque los koalas son criaturas físicamente adorables, también pueden llegar a ser hostiles y agresivos cuando se sienten intimidados. 

Por su parte, Vicki ha decidido usar las fotografías del koala como imagen de perfil y portada en Facebook y disfrutar de la fama que esta graciosa historia le está generando. 

Medios de todo el mundo la han retomado, y es que definitivamente es algo que no sucede todos los días. 

¿Les gustaría llegar a casa y encontrarse con esta sorpresa?