Bobbi Kristina Brown murió en la mañana, luego de estar seis meses en coma. Una tragedia que comenzó precisamente  cuando su madre, Whitney Houston, murió. Eso fue hace tres años.

Pero hacía poco, los abogados de Bobbi Kristina presentaron una demanda contra Nick Gordon, quien fuera su novio.

En la demanda se reclamaba  una indemnización de 10 millones de dólares por ataque, agresión, violencia doméstica (lo que le causó la caída de dos dientes frontales a la joven), imposición intencional de angustia emocional y apropiación ilícita, ya que descubrieron que el joven transfirió 11 mil dólares cuando ella estaba en coma.

En ese entonces,  el portal "Radar Online" dio a conocer las últimas conversaciones por WhatsApp de la joven de 22 años.

Los mensajes se enviaron el pasado mes de enero, días antes de que la hija de Whitney Houston apareciera inconsciente en la bañera de su casa, lo que la dejó en coma y luego la condujo a la muerte.

Durante la conversación con un amigo suyo, Bobbi mostraba su miedo y angustia ante la violencia de su novio. La última frase que la joven escribió fue: "Estoy cansada de luchar".

El intento de suicidio no ha sido descartado, pero la conversación podría ser una prueba más del mal comportamiento de Nick Gordon, la "bestia negra" de la tragedia de Bobbi Kristina.