Ben Affleck y Jennifer Garner, una de las parejas más unidas de Hollywood, anunciaron el día de ayer su separación después de 10 años, a través de un comunicado.

Los actores también informaron que llegaron a un acuerdo de seguir educando juntos a sus tres hijos, pero una fuente narró a "E! News" que "las cosas han sido difíciles para ellos en los últimos meses" y que parmanecían juntos "por los niños", pero que "estaban viviendo vidas separadas y preparándose para esto desde hace mucho tiempo".

Sin embargo, la decisión del divorcio entre Jennfier y Affleck se debe a otras razones, según publica "TMZ".

Fuentes cercanas a la actriz indicaron que ella llegó a un límite de tolerancia hacia el consumo de alcohol y ludopatía de su esposo, al punto en que "ya no podía soportarlo más".

Personas allegadas al "Caballero de la noche" agregaron que las "fiestas" no tenían nada que ver con sus problemas, ya que él no salía y no era mujeriego.

La pareja hizo todo lo posible por salvar su matrimonio, incluso, acudieron a terapia familiar "durante años", según "Us Weekly".

Ben Affleck y Jennifer Garner estuvieron casados por diez años y, fruto de su relación, tuvieron tres hijos: Violet Anne, Seraphina Rose y Samuel Garner.