Después de un inusual regateo de varias horas con la policía, el intérprete de "Deuces" y "Look At Me Now" fue detenido el martes por la tarde como sospechoso de agresión con un arma mortal, luego de que una mujer pidiera auxilio a la policía durante una reunión en la casa de Chris Brown en Los Angeles.

La modelo Baylee Curran dijo después al diario Los Angeles Times que Brown le había apuntado al rostro con una pistola cuando él y otro hombre se molestaron cuando ella admiró el collar de diamantes que traía el hombre.

Es el más reciente roce con la ley del músico galardonado con el Grammy, quien ha estado en constantes problemas legales desde el 2009, cuando fue hallado culpable de agredir a su entonces novia Rihanna, precisamente antes de la ceremonia de los Grammy. El año pasado cumplió su sentencia a libertad condicional en ese caso.

En el incidente del martes, Brown salió bajo fianza tras pagar una fianza de 250.000 dólares, según registros de la cárcel del condado de Los Ángeles.

La detención, que se produjo fuera de la vista de varios helicópteros de noticieros que sobrevolaban la zona y decenas de equipos de televisión congregados al borde de la propiedad de Brown ubicada en la parte alta de una colina. Puso fin a casi 14 horas de negociaciones y de una inspección de la policía.

El vocero de la policía Chris Ramirez dijo que los oficiales acudieron a la propiedad de Brown en la zona de Tarzana en Los Angeles cerca de las 3 a.m. Ramírez no identificó a la mujer que llamó, ni dio detalles sobre la ayuda que necesitó, tampoco sabía si tuvo heridas.

Curran dijo al Times que ella y un amigo salieron corriendo de la casa y se escondieron bajo una camioneta mientras que uno de los conocidos de Brown los perseguía.

La modelo que no ha respondido solicitudes de comentarios de The Associated Press, también dijo a TMZ que había visitado la casa de Brown antes y nunca había tenido problemas.

Durante el regateo que ocurrió mientras la policía esperaba recibir una orden de cateo, Brown envió mensajes en las redes sociales en los que proclamó su inocencia y rechazó los reportes de que se había atrincherado en su "palacio".

"No me importa. Todos ustedes dejarán de jugar conmigo como si yo fuera el villano, como si me estuviera volviendo loco", dijo el martes en un video de Instagram mientras sacudía un cigarrillo y miraba a la cámara. "Cuando obtengan la orden o lo que sea que necesiten hacer, van a entrar aquí caminando y no encontrarán nada. Idiotas".

El abogado de Brown, Mark Geragos, llegó a la casa poco antes de que la policía ejerciera la orden de cateo y se quedó en el lugar hasta que Brown fue trasladado al centro para ser fichado.

"Gracias a todos por su apoyo y sus buenos deseos. Chris está fuera y está bien. Se ha demostrado que las acusaciones en su contra son falsas", posteó Geragos en Twitter después de que el cantante pagar a la fianza.