Philip Lyle Hansen adora las mujeres sin dientes. El neozelandés de 56 años le arrancó los dientes a una de ellas con un destornilladores y pinzas a una de ellas mientras tenían sexo porque se veía "mejor" así.

Hansen afirma que estaba tratando de "ayudar" a sus víctimas. Lo declararon culpable de 11 crímenes, cometidos entre 1988 y 2001. Una exnovia de Hansen le dijo a la Corte Distrital de Wellington que nunca consintió que arrancara sus dientes y que estaba "muy asustada" de denunciarlo.

La fiscal que lo acusó mostró un video de la mujer hablando de cómo Hansen la sujetó contra una puerta de un auto y removió seis de sus dientes mientras tenían relaciones íntimas.

Usó un trapo aceitoso para contener la sangre.

Esta afirmó durante el juicio que no tuvo opción cuando Hansen la forzó a tal cosa. Este fue arrestado en 2012 y el juicio continúa, reportó el periódico británico "The Guardian".

En la galería: extraños fetiche sexuales. Para leer la información desde un smartphone o tablet, hagan click en "ampliar galería" y luego en "mostrar texto".