El realismo mágico y todo lo que gira alrededor de la truculencia de la cultura de la telenovela se depura en un inteligente guión que ha llevado a “Jane the Virgin” a ser una de las series más aclamadas de crítica y público en Estados Unidos, y en el mundo. Jane (interpretada por Gina Rodríguez) queda precisamente embarazada por una inseminación artificial cuando en su familia han chocado de manera dramática el valor de la virginidad y la sombra de la maternidad prematura.

 Esta combinación ha hecho que la serie, que se transmite por el canal Lifetime para Latinoamérica, haya ganado premios tan importantes como el de “Mejor Serie de Televisión” en las categorías que premia el American Film Institute Award, dos nominaciones al Globo de Oro y una para el Emmy, entre otros grandes reconocimientos. Y es una adaptación de la telenovela venezolana “Juana la Virgen”, que cuenta con  situaciones en las que la realidad se mezcla con la fantasía y en la que los personajes son creíbles y a su vez entrañables.

Esto pasa con “Xiomara Villanueva”, interpretada por la puertorriqueña Andrea Navedo, a quien se le ha visto en “Blue Bloods” y “Damages”, entre otras series. En “Jane the Virgin” interpreta a una madre soltera que ve cómo su drama se vuelve a repetir, pero en su hija. Este medio habló con ella sobre su papel y la serie.

¿Qué te atrajo de “Jane the Virgin”?

Escogí el papel porque era un show estadounidense con un trasfondo latino. Eso casi no pasa en Estados Unidos. Probablemente en Latinoamérica es distinto, pero en Estados Unidos toca reafirmar la identidad y decir “somos importantes, distintos”, pero con orgullo.

¿Cómo construiste tu personaje, basado en tus vivencias?

Yo crecí con una madre soltera y tuve que ver cómo era de difícil para ella establecer esa lucha. Soy madre también en mi vida real, sé cómo es criar a un niño y tener grandes sueños para él. Hay diferencias, Xiomara es más abierta, vibrante, ella no tiene timidez de expresarse en su sensualidad. Yo soy más conservadora y responsable en mi vida real. Pero a mí me encanta ella, porque me permite salir de mi zona de confort.

¿Qué harías en el lugar de Xiomara si tu hija quedara embarazada a temprana edad?

Yo haría lo mismo que ella, pero eso sería muy difícil. Ví lo difícil que era para mi madre y traté, como Jane, de no seguir el mismo camino y de ascender, así como tener una familia. Pero si me hubiese pasado, no hubiera sabido si hubiese tenido tanto éxito como Xiomara. Yo la amo mucho.

¿Qué le cambiarías al personaje?

Su inseguridad. Xiomara usa su sensualidad para encontrar validación en los hombres. Yo quiero que ella se ame a sí misma. Que tenga confianza, ya que ella no necesita de eso.

¿Crees que la audiencia está más consciente del poder latino?

Claro que sí. Ya están invirtiendo en nosotros y en otros productos culturales de la cultura latina porque saben el poder que tenemos como audiencia y consumidores.

¿Qué es ser una actriz latina en el mercado estadounidense? Porque hay papeles que refuerzan la identidad latina, pero si no pareces “latina” no te escogen. Y te encasillan.

La mayoría de papeles que he tenido han sido latinas. Y pues por mi físico me dan papeles así. Me siento orgullosa de representar latinas. Yo no me quedo diciendo “oh, solo me dan esos papeles” y a eso debo mi éxito. Y sé que eso rompe barreras.

¿Qué se siente ser parte de la élite televisiva?

A veces siento que estoy soñando. Le digo a Gina “pellízcame”, porque se siente como un sueño. A veces sentimos que nos despertamos y es todo un sueño. Ha sido toda una sorpresa. No esperábamos el éxito que teníamos.