El gobierno de Australia ha amenazado con sacrificar a Boo y Pistol, los dos perros de Johnny Depp.
 
Todo indica que el actor llegó a ese país en un avión privado sin declarar que viajaba acompañado de sus mascotas. Por lo que el ministro de Agricultura de Australia, ordenó a Depp que regresara a sus perros y que tiene un lapso de 48 horas para hacerlo.
 
El protagonista de "Piratas del Caribe" llegó con su esposa Amber Heard a Australia a finales de abril, para rodar la última cinta de la saga. Se cree que Depp viajó en jet privado para poder sortear las normas del país, según informó "The Telegraph". 
 
También se informó que las autoridades se dieron cuenta de la presencia de los perros en su país, cuando fueron llevados a una peluquería que se encuentra cerca de la mansión en la que Depp y Heard se hospedan.
 
El plazo para mandar a Boo y Pistol de regreso termina el sábado.