La noche del 30 de agosto, Taylor Swift estrenó su video "Wildest Dreams" durante la premiación de los MTV Video Music Awards y desde entonces le han llovido fuertes críticas.

El nuevo clip, que se desarrolla en África, ha sido acusado de mostrar la "fantasía de la colonia africana", ya que en el solo aparecen personas blancas en medio de los bellos paisajes de la selva.

"Taylor está vestida como una mujer de la Colonia en un campo africano. El elenco principal del video, incluyendo a su novio y al director, todos son blancos", señala la organización de medios National Public Radio en un artículo.

Joseph Kahn, director de video, defendió su trabajo y expresó que "habría sido históricamente inexacto cargar al equipo del video con más actores negros, pues el video habría sido acusado de reescribir la historia", explicó través de un comunicado. Sin embargo, aseguró que en la producción del clip trabajaron personas de color.

Cabe recordar que no es la primera vez que Taylor Swift es acusada de racista, pues en otras de sus producciones como "Shake it off", aseguraron que exhibía ciertos estereotipos.