La serie Game of Thrones terminó su sexta temporada con una audiencia de 8.9 millones de espectadores, una de las series más populares y exitosas de los últimos años.

Y es precisamente el poder de convocatoria y seguidores que tienen sus actores el que sirvió como plataforma para llamar la atención sobre un grave problema de política internacional: la crisis de refugiados sirios en Europa.

Las actrices Lena Headey y Maisie Williams, así como también el actor Liam Cunningham, visitaron la isla Lesbos y dos campos de inmigrantes refugiados sirios en Grecia que han quedado estancados por las polacas de fronteras cerradas de Europa.

El viaje fue organizado por el Comité Internacional de Rescate, una organización sin fines de lucro con sede en Nueva York y creada en 1933 a petición de Albert Einstein.

En conferencia de prensa, las estrellas aseguraron que esto cambió sus vidas y ahora apelan a la Unión Europea para que mejore el trato que les dan a los refugiados en su pericia por escapar de la guerra en su país natal.

El viaje a Lesbos y los campos de refugiados fue organizado el Comité Internacional de Rescate.

El viaje a Lesbos y los campos de refugiados fue organizado el Comité Internacional de Rescate.

“Totalmente ridículo”

Con esas palabras fue que Lena Headey, quien interpreta a la malvada y vengativa reina Cersei Lannister en la serie, describió el trato que se les da a los inmigrantes en los refugios.

“Simplemente quieren una voz, eso es lo que nos dijeron a cada uno de nosotros, 'Cuenta mi historia, cuenta mi historia', y eso es lo que vamos a hacer” , fueron las declaraciones de Headey tras el viaje. “Atestiguar de primera mano la magnitud de la pérdida para la humanidad que está en juego. Esta gente puede y quiere contribuir al mundo". Dijo.

Las celebridades relataron que conversaron con decenas de refugiados y sus historias son muy conmovedoras. Afirman que son personas que “están increíblemente tristes y quieren regresar a sus comunidades” para continuar sus estudios.

"Son personas inteligentes, con educación y oficios que no les estamos permitiendo ejercer. Simplemente no les permitimos vivir, las cosas no pueden seguir así”. Afirmó Headey.

“Son solamente personas como tú y como yo y no quieren vivir en un país diferente toda su vida,” aseguró la joven actriz Maisie Williams, quien interpreta a Arya Stark. “Quieren regresa a casa, pero no pueden porque la hemos destruido”.

Pero la crítica más fuerte viento del veterano actor Liam Cunningham, quien encarna a Davos Seaworth.

"Existe el deseo de los políticos de no tener a esta gente aquí, pero no lo dirán, no quieren ser honestos,” reiteró el actor de 55 años. “Toman la medida burocrática de dejar que las cosas avancen muy lentamente. Quieren que Europa no sea deseable de visitar, esa es la intención”.

“Me gustaría tomar a esa gente del cuello y traerlos a los campos y decirles, 'miren lo que han hecho''' , añadió Cunningham. “En estos campos hay oncólogos, jueces, gente a la que le arrebataron todo. ... Yo antes estaba molesto, pero cuando conoces a esta gente hermosa, que son nuestros hijos, nuestros hermanos, nuestras hermanas, ves lo que les han hecho y es una vergüenza”.